Beber.

octubre 13, 2007 at 9:45 am (Especial) (, )

Aquí hay muchos puntos de vista, claro. La bebida entendida como droga es mala, como todas las drogas. Entendida como parte de una fiesta es considerada como algo normal. Entendida como parte del conductor es deleznable. Ahora, creada como evasión de la propia realidad y en su justa medida no debe ser tan mala. Y lo dice un abstemio. Yo ya no recuerdo la última vez que bebí de manera evasiva, realmente no recuerdo la última vez que bebí. El bebercio, dícese del comercio de bebidas en un bar, es algo impresionante. Ya puede ser un whisky de garrafa o de malta te cobran una burrada por él. Cuando no es más que hielo. ¿Qué vas a hacer? ¿Ir a una discoteca o pub con tus amigos/as y pedir un refresco? NO lo aconsejo, porque los demás te verán como un bicho raro y además no ligarás en toda la noche. A mí, tampoco me gusta la cerveza. Sí, lo siento, no me gusta nada. Al menos el whisky y demás lo puedo edulcorar pero…¿Un cerveza con coca cola? No, suena raro. Nadie dice “Ponme una cerveza pero con naranja ehhh”. Es que somos peligrosos para nosotros mismos. ¿Por qué siempre que una chica te pide hacer lo del tequila cuando no puedes? Sí, porque o tienes novia o la tía no te gusta nada. Rara vez coincide que la chica te ponga y tú estés soltero. Debe ser una confabulación masónica o de los Illuminati. Porque lo del tequila es lo peor, que si lames la mano, el cuello…y algunas tiene un bajo conocimiento anatómico ” Es que eso donde tu has puesto la sal no es el cuello, se llama parte alta del pecho”. Luego somos nosotros los malos debido a que pensamos cosas que no son. Claro, si una chica se pone la sal ahí y dice que la lamas es de sádicos pensar que quiere algo contigo, ¿no?.

Permalink 1 comentario

Las manías.

octubre 9, 2007 at 8:43 pm (Especial) (, , )

La R.A.E. define la palabra manía como :

(Del lat. manĭa, y este del gr. μανία).

2. f. Extravagancia, preocupación caprichosa por un tema o cosa determinada.

Y podemos hablar de maniáticos en todos lados: en el cine, en la televisión, políticos con la manía de engañarnos…

Mejor imposible

Pero las manías más divertidas son las nuestras. Yo, por ejemplo, tengo que dormir con la radio. No me despierta ni un terremoto de magnitud 8.1 pero apágame la radio. Tengo más pero hay muchas generales. Una es clara, todos queremos más cuando hemos bebido. Vale, puede ser el alcohol pero no me digan que no es coincidencia. Porque es así, si te coges un pedo inigualable al día siguiente no te acordarás de los besos en la boca que le has dado al amigo o compañero de curro ese que te cae como una patada en el culo. Esta también la manía de ir el 1 de enero al cine, aunque no quieras ir. ¿Quién no ha ido al cine un 1 de enero?, luego vas y estás dormido durante la película. Yo creo que a los 30 minutos de haberla iniciado el 1 de enero la apagan, por eso de ahorrar energía.
– “Chico, apaga la sala número diez que todos deben estar roncando ya”.
Otra que nos suele pasar a los chicos es la de hacer apuestas estúpidas como la de ver quien mea más lejos. Todos lo hemos hecho, borrachos o no. Y allí estamos, cinco tíos con el culo al aire, de espalda a una pared y con nuestra cosa en las manos. Ahora depende del sitio tiene más mérito. ¡Hazlo en Chueca!.
Pero las mujeres también tienen manías, claro. La de ir al baño juntas. ¿Para qué?, si no tienen nada que aguantarse…
Básicamente para ponernos verde. Si salen dos parejas a cenar y las mujeres van juntas al baño claramente están poniendo verdes a sus respectivas parejas…o al de la otra.
-“Tu chico cada día tiene más barriga…”
– “Sí, hija, sí. Cuando lo conocí tenía una tableta de chocolate y ahora tiene una gelatina. La tocas y no para de moverse”.

Hay muy mala leche en las feminas. Nosotros si alguna vez vamos juntos al baño no tenemos esa malicia, como mucho nos la miramos de refilón mientras hablamos y si vemos que es más pequeña, decimos…
-“Venga, vamos ahí detrás a ver quien mea más lejos”.
Así nos llevan años de adelanto.

Permalink Dejar un comentario

¿Por qué no ser consejero matrimonial?

octubre 7, 2007 at 3:12 pm (General) (, , )

Sí, como si de Christopher Gorham en Out of Practice se tratara.


Porque debe ser un trabajo sencillo. Sólo tienes que aprenderte esta norma cuando una pareja llegue a tu consulta: la culpa es del hombre. Claro, que la cosa se complica si la pareja es del mismo sexo…Bueno, siempre se puede reservar el derecho de admisión en estos casos. Porque sí señores, la culpa siempre es nuestra. Da igual el caso que sea, desde poner los cuernos hasta que te los pongan, a la gente le da igual, te pone la etíqueta y te jodes. Si tu le pones los cuernos a ella eres tu el cabrón porque eres un sinvergüenza que has engañado a tu mujer con otra…o con un hombre. Pero si es tu mujer la que te pone unos cuernos más grandes que el Kilimanjaro no falta la señora que dice ” algo malo habrá hecho porque nosotras no somos así”. Y esto es asumible para cualquier cosa. Desde que el niño sea un golfo hasta que el loro no hable. Es lo mismo. Si el niño es un golfo, tu suegra, impartirá cátedra ” es que le falta alguien que ponga autoridad, disciplina…una figura paterna” y ahí tú saltas y dices ” señora, que esto no le pasa porque yo mee sentado”. Si es que es verdad, si el hijo te sale un bellísimo ejemplar, enseguida tus compañeros de trabajo cuchichean que han visto a tu mujer con el jardinero. Ahora si el niño te sale más feo que el culo del mono blanco de La 2 te dicen “ha salido igual que tú,pobre…” No digan que no es mala leche.

En general, los hombres tenemos la culpa de todo. Hasta del cambio climático porque mientras tu mujer se requema el pelo con el ventilador a tí te recrimina que enciendas la luz para cambiarte de calzoncillos, ¡qué a mitad de la cena tienes que ir al baño para ponértelos derechos¡. Lo peor es lo del sexo porque aquí ellas tienen el mando. No conozco ningún tío que le haya dicho que no a una chica, ni uno. En cambio tías hay muchas. ¿Por qué?¿Por qué no quieren?.Nooo, porque les encanta que suframos y como en el fútbol ya nos joden bastante La Sexta y Audivisual Sport pues nos machacan con el sexo. Basta que tú quieras para que a ellas les duela la cabeza. Pero ahí no vale lo peor, porque cuando quieren conseguir que vayas el domingo a ver a tu suegra te lo dicen en mitad del asunto. Tu estás tan contento y de repente ella dice “oh sí, cariño, ¿Podemos ir el domingo a ver a mi madre?” y, claro, “sí cariño, vamos, tú no te preocupes”. Y nada más acabar tú piensas ” ¿Qué coño le he prometido?, bueno, hoy es miércoles, de aquí el domingo no se acuerda”. Pero vaya si se acuerda. El sábado ya te lo está recordando ” Acúerdate de que mañana tenemos que ir a visitar a mi madre, me lo prometiste” y tú susurras “Pero si el zoo de aquí no abre los domingos…”. Así que, señores, mejor pensarse si tener pareja.

Permalink Dejar un comentario