Los domingos.

octubre 14, 2007 at 4:18 pm (General) (, , )

Ya sabemos como son los domingos: aburridos, tediosos y largos. Nos pasamos toda la semana clamando por tener un día de relax, llega el domingo y casi echamos de menos el trabajo. Somos realmente raros. Ustedes dirán, sí, claro, pero el sábado y el viernes también nos relajamos. Mentira. Un día que salimos, bebemos, bailamos y acabamos sudando no puede ser de relax. Si nos cabreamos hasta por aparcar.

– Joder, el cabrón ese se nos ha adelantado. ¡Yo lo vi antes, cerdo¡.

Lo raro es que en un fin de semana no acabemos hechos polvo. También solemos ir al cine. Ya saben ración de palomitas, refresco, agua o cerveza, alguna golosina y demás cosas que o bien camuflas en algún bolso o bien compras en el propio multicine. Luego, das una vuelta o te tomas algo. Aquí es donde me paro. Luego de comerte unas palomitas medianas, beberte un garrafón de hielo y comerte alguna chocolatina vas a comerte una hamburguesa. Así llegas a tu casa.

– Hijo, ¿has cenado?

– Síiiiii.

Otra cosa que solemos hacer es ir a un parque pero no para hacer nada. Hemos salido de casa, cogido el coche, puesto gasolina y buscado aparcamiento( esto es cada vez que usamos coche) para hacer lo mismo que estabamos haciendo, nada. Esto lo hacen mejor los adolescentes que quedan en el parque básicamente para comer pipas y reirse de todo. Si pasa un ancianito con el perro, se rien. Si pasa una señora tosiendo, se rien. Si un chico va en una moto y se la pega, se rien. Somos raros de adolescentes. También lo usamos de otra manera cuando somos adolescentes los domingos: para ligar. Sí, porque como no tenemos coche ni casa ni nada tenemos que llevar a la chica al parque, invitarla a un helado y rezar para que, con suerte, nos deje tocarle una bubi.
Cuando tienes sobrinos, tus hermanos, quieren ir los domingos al cine a revivir eso de la adolescencia y olvidar responsabilidades, y , claro, te toca a ti llevarlos al parque. Allí estás,tu último día de libertad antes de empezar a la esclavizante rutina, corriendo detrás de unos críos que no son tuyos, que juegan con la responsabilidad que tienes de llevarlos sin un rasguño y con las malas ganas de estar de columpio en columpio. Sí, me ha pasado. Aunque es peor pasarse la tarde escribiendo en un blog…aunque no para ustedes, ustedes son lo mejor.

Anuncios

Permalink 1 comentario